«

»

Creación del Fondo de Apoyo a Víctimas. Una hermosa iniciativa

Producto de una comunión entre distintos colectivos y asociaciones civiles que sueñan y actúan por un mundo mejor, este FAV financiará su primer proyecto: asistirá al Refugio Uguet Mondaca que provee albergue, contención y herramientas a mujeres y niños que atraviesan situaciones de violencia y vulnerabilidad.
La Asociación Pensamiento Penal (APP) es uno de los principales actores de esta historia. Nació a fines del 2004  como un espacio para pensar, discutir y proponer acciones concretas sobre la cuestión penal y los derechos humanos. El Juez Mario Juliano, quien falleció en octubre del año pasado, fue su director y uno de los principales impulsores de las iniciativas de la ONG.
Por otro lado, en el penal de Batán ubicado en la ciudad de Mar del Plata, existe el Taller Solidario Liberté, un grupo autogestionado de personas privadas de su libertad que han emprendido diversos proyectos, entre ellos la creación de un Almacén Social dentro del penal. Para tal fin, contaron con el apoyo de Mario Juliano y APP, entidad que aportó el capital semilla para comenzar a materializar el proyecto. El Almacén fue tan exitoso que, además de generar recursos para devolver el préstamo inicial, han tenido excedentes que dieron origen a otra gran idea. La creación de un Fondo de  Apoyo a Víctimas que les permita a los integrantes de Liberté la posibilidad de compensar a la sociedad por el daño realizado.
Otra pata importante de esta historia es VICTIMAS POR LA PAZ, una asociación integrada por personas que sufrieron las consecuencias de hechos delictivos y que tomaron la postura de convertir el dolor y la frustración en acciones positivas, rechazando la idea que el mejor modo de afrontar los conflictos se encuentre en el endurecimiento de la ley penal. Trabajan con la convicción de que la paz social se construye promoviendo la convivencia y la integración, y que el odio o el rencor sólo profundizan la violencia. Tanto APP como VICTIMAS POR LA PAZ han sido los puentes principales para que Liberté pueda expandir sus sueños fuera de los límites del penal.
Los integrantes de Liberté también sueñan con convertirse en una cooperativa de trabajo. INAES les está ofreciendo capacitación cooperativa y FACC, que ha participado en diversas reuniones virtuales en las que se fue comunicando este gran proyecto, ha decidido apadrinar a los integrantes de Liberté para ayudarlos a armar la cooperativa.
Sin dudas, este puede ser el inicio de un gran proyecto, con enormes y diversos alcances que tal vez hoy no lleguen a vislumbrarse. Convocamos a todas las asociadas que quieran participar, aportando ideas y soluciones en los próximos pasos.